Top
masa de pìzza perfecta
29 Feb

¿Cómo se elabora la masa de pizza perfecta?

Aunque siempre las elegimos por los ingredientes, una de las claves para que una pizza sea espectacular es una buena masa. Solo está compuesta de harina, sal, agua, levadura y, a veces, aceite, pero en la elaboración de una buena masa de pizza, hay varios detalles a tener en cuenta. Te los contamos:

La masa de pizza perfecta: en la fermentación está la clave

Para realizar la masa de pizza perfecta deberemos utilizar, lo primero, harinas de buena calidad, sal, agua, aceite de oliva y levadura. La levadura, como ya sabrás, es un ser vivo que transforma la harina y le da volumen convirtiéndolo en la masa jugosa y esponjosa que, al ser cocinada, se convertirá en nuestra sabrosa masa de pizza.

A partir de aquí, llega otro punto importante: el amasado. Las masas de pizza requieren un ligero amasado que permita que se liguen los ingredientes y la masa en sí comience a adquirir esponjosidad. El conocer el punto de amasado pertinente tendrá mucho que ver en el resultado final de nuestra pizza, ya que tanto si nos pasamos como si nos quedamos cortos, la masa no quedará bien (si se amasa poco, los ingredientes no quedarán ligados y la masa quedará tipo “mazacote” y, si se amasa mucho, la masa perderá consistencia y se ablandará, con lo que no alcanzará el punto crujiente ni crecerá lo que se necesita). También se debe amasar de un modo amable, ya que si aplastamos en exceso la masa eliminaremos su esponjosidad. Después, es el momento de dejar que la masa repose y así complete su ciclo de fermentación, que se conoce como levar.

¿Te ha pasado alguna vez que una pizza te ha sentado mal?

Quizá alguna vez te haya pasado que, después de comer una pizza, sientes que el estómago se te hincha y no puedes hacer la digestión. Esto puede deberse a que la masa de la pizza que has comido se ha cocinado antes de terminar su proceso de fermentación. ¿Qué pasa si ocurre esto? Muy sencillo: la levadura es un ser vivo que, durante el proceso de fermentación, se dedica a “comerse” los azúcares de la harina, liberando gas y creciendo hasta transformarse en la masa final. Si no le dejamos completar su ciclo, lo terminará en nuestro estómago, con lo que seguirá creciendo y emitiendo gas y, por lo tanto, provocando una digestión muy larga y pesada. Por eso, es vital dejar terminar este ciclo y cocinar la masa en su punto óptimo, ya que, además de mejor sabor y una textura más crujiente, la digerirás sin problema. En La Vendetta, uno de nuestros secretos es respetar a rajatabla este proceso, que puede llegar a durar 24 horas. Después de este reposo, tan solo deberemos estirar la masa y añadir la salsa de tomate, la mozzarella y los ingredientes de la pizza elegida.

La temperatura del horno a la que se cocina también es un detalle a tener en cuenta: para que la masa de pizza quede perfecta, es básico que el horno esté muy caliente pero mantenga una temperatura estable. Así, conseguimos que la masa de pizza se cocine ligeramente por dentro y quede sellada y tostada por fuera aportando ese sabor inconfundible. Parece algo lógico pero, en muchos casos, un horno excesivamente caliente hará que la masa no se cocine por dentro y se chamusque por fuera y, al revés, si la cocinamos a una temperatura baja, quedará demasiado cocida y no obtendremos una masa esponjosa.

Ahora que ya conoces los secretos de la elaboración de una masa de pizza perfecta, la próxima vez que vayas a comer una, fíjate bien: notarás la diferencia. Desde nuestras pizzerías en Badalona, el Masnou, Mataró y Premià de Mar, ¡te animamos a comprobarlo!

masa-de-pizza-perfecta-la-vendetta

 

Fuente imagen: comemelapizza.com

Compartir
Sin comentarios

Dejar una comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.